Cáncer de Colon

Home / ¿Qué Operamos?  / Cáncer de Colon

Colon o intestino grueso y recto. ¿Qué son? ¿Para qué sirven?

El colon o intestino grueso es la porción del tubo digestivo situada entre el intestino delgado y el recto. Mide entre 1,5 y 2 metros y tiene forma de marco. Se divide en varios segmentos: ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente y colon sigmoide. Su función básicamente es la absorción de agua y sales de los alimentos digeridos en los tramos más altos del tubo digestivo.

El recto es el tramo final del tubo digestivo. Mide aproximadamente 15cm y su función es formar y almacenar las heces.

¿Qué es el cáncer de colon o cáncer colorrectal? ¿Es hereditario?

El cáncer colorrectal es una enfermedad en la que las células del colon o del recto se multiplican de forma descontrolada.

Es uno de los cánceres más frecuentes en nuestro medio y se han identificado varios factores que aumentan el riesgo de padecerlo:

  • Edad (a mayor edad, más riesgo)
  • Los pólipos de colon (la mayoría de cánceres colorrectales se originan sobre pólipos)
  • Antecedentes de otros cánceres
  • Las enfermedades inflamatorias intestinales (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn)
  • El tabaquismo
  • Algunos factores dietéticos
  • La baja actividad física
  • La infección por algunos virus
  • Algunas enfermedades como la colangitis esclerosante primaria
  • Factores hereditarios.

Si en su familia hay historia de cáncer colorrectal, en especial de un familiar cercano menor de 55 años o múltiples familiares, debería consultar con su cirujano la necesidad de realizar una colonoscopia.

¿Qué síntomas produce el cáncer de colon?

Los síntomas varían en función de la localización del tumor. De forma global, los más frecuentes son la presencia de sangre en las heces, los cambios en el ritmo deposicional y el dolor abdominal.

Si usted presenta alguno de estos síntomas, no dude en consultar con su cirujano o especialista. Para más información tenemos esta sección sobre los síntomas del cáncer de colon.

¿Cómo puedo prevenirlo?

Su médico puede recomendar que se haga pruebas de detección regulares para el cáncer de colon. La enfermedad se puede prevenir con exámenes de rutina, incluyendo la colonoscopia. Este es un procedimiento que permite a los médicos observar el interior del colon y detectar problemas a tiempo, reduciendo considerablemente el riesgo de cáncer de colon. Durante la prueba, el médico puede encontrar y eliminar pólipos benignos (crecimientos anormales en la superficie interior del colon) antes de que se conviertan en cáncer.

También se recomienda mantener hábitos saludables, que pueden disminuir el riesgo de cáncer de colon.

Coma más frutas, verduras y fibra y menos grasa animal y productos lácteos

Se recomienda consumir por lo menos cinco porciones de frutas y verduras cada día. La elección de los alimentos tales como panes integrales, cereales, arroz, y pasta, es una buena manera de mejorar su dieta. Los alimentos ricos en calcio y ácido fólico también pueden reducir el riesgo de cáncer de colon.

Hacer ejercicio regularmente

La actividad física regular, incluso moderada, tal como subir las escaleras en vez del ascensor o caminar, puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de colon.

Mantener un peso saludable

La obesidad es un factor de riesgo importante para el cáncer de colon.

Tipos de cáncer de colon

La gran mayoría de los cánceres de colon son adenocarcinomas. Estos son los cánceres de las células que recubren la superficie interior del colon.

Tipos de tumores menos comunes incluyen:

Comienzan en las células productoras de hormonas en el intestino

Un tipo de sarcoma de tejidos blandos que se pueden encontrar en cualquier parte del tracto gastrointestinal, pero es poco frecuente en el colon, u otros tipos de sarcomas que se originan en los vasos sanguíneos o tejido conectivo del colon

Son cánceres del sistema inmune que más comúnmente se originan en los ganglios linfáticos, pero puede comenzar en el colon

Estos tipos pueden ser tratados de manera diferente que los adenocarcinomas. En esta sección, nos centramos principalmente en el diagnóstico y tratamiento del adenocarcinoma.

El diagnóstico del cáncer de colon

El cáncer de colon se puede curar si se encuentra lo suficientemente temprano. Pero cuanto más crece el cáncer de colon, más difícil puede ser su tratamiento. En las personas con riesgo medio que no presentan síntomas, los médicos recomiendan pruebas de detección regulares para el cáncer de colon a partir de los 50 años.

Debido a que cada vez más personas se están estudiando para prevenir el càncer de colon, estamos detectando la enfermedad antes y más frecuentemente. Hasta un 90% de los pacientes viven cinco años o más después del tratamiento si se detecta y se elimina en una etapa temprana.

Las colonoscopias de rutina pueden detectar el cáncer de colon en sus primeras etapas. Este procedimiento permite a su médico examinar cuidadosamente su colon para detectar pólipos (crecimientos anormales en la superficie interior del colon).

Las diferentes pruebas que se pueden hacer para su detección son las siguientes:

Una colonoscopia es una prueba en la que se coloca un tubo delgado y flexible con una luz y una cámara de vídeo en su punta en el colon para buscar pólipos. Es la forma más eficaz para detectarlos. Se debe realizar una dieta líquida y preparación para limpiar su intestino durante las 24 horas antes del procedimiento. También estará sedado durante el examen. El médico generalmente puede eliminar los pólipos que se detectan, que luego van a un patólogo (un médico especializado en el diagnóstico de la enfermedad) para su examen y análisis.

Una colonoscopia virtual, es una opción alternativa. Este estudio utiliza la tecnología dela tomografía computarizada para crear imágenes 2-D y 3-D de su intestino grueso. No requiere sedación. Sin embargo, tiene limitaciones. Se requiere la misma preparación que la colonoscopia convencional. Además, si el estudio detecta un pólipo u otra anomalía en el colon, entonces puede que tenga que someterse a una colonoscopia para su manejo posterior.

El sangrado rectal puede ser un posible signo de cáncer de colon, una prueba de sangre oculta en las heces puede detectar pequeñas cantidades de sangre en las heces que no son visibles aparentemente. Para esta prueba analizan las heces mediante unos químicos que nos permiten saber si hay sangre o no.

El tratamiento para el cáncer colorrectal

Nuestro objetivo es dar a cada persona que acude a nuestro centro para el tratamiento del cáncer de colon atención personalizada por parte de nuestro equipo de expertos. En primer lugar, valoraremos las diferentes opciones de tratamiento primario con usted.

Estos incluyen la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia, o una combinación de los mismos.

El tratamiento a seguir dependerá de varios factores:

  • El tamaño del tumor
  • La profundidad con la que ha invadido las capas del colon
  • Si hay metástasis (diseminación) a otros órganos o no

¿Cuáles son las opciones?

A la hora de valorar las diferentes opciones de tratamiento es necesario diferenciar entre el càncer de colon y el càncer de recto, puesto que el tratamiento es diferente.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de colon. También es a menudo el único tratamiento necesario si la enfermedad se detecta a tiempo. Puede ser mínimamente invasivo, lo que significa que las incisiones son más pequeñas, o una cirugía abierta más tradicional.

 

Cirugía del cáncer de colon

La cirugía es el tratamiento más común para el cáncer de colon. Cuando el cáncer se detecta temprano, la cirugía sola es a menudo el único tratamiento necesario. La técnica habitual es mediante cirugía mínimamente invasiva, incluyendo la laparoscopia y la cirugía robótica. Estas técnicas pueden ayudar a disminuir la duración de su estancia en el hospital, a reducir el riesgo de complicaciones, y le ayudará a recuperarse más rápido.

La investigación muestra que los centros y los cirujanos que realizan un gran número de procedimientos producen mejores resultados para sus pacientes en comparación con los centros y cirujanos que tratan el cáncer de colon con poca frecuencia. Los cirujanos del IQL de Barcelona tienen la habilidad y la experiencia para poder llevar a cabo los procedimientos con éxito y aseguran una alta calidad de vida después de la cirugía.

La cirugía a realizar es una colectomía segmentaria que elimina un segmento de de su intestino, incluyendo la parte del colon que contiene el tumor. El cirujano también extirpa los ganglios linfáticos cercanos, donde el tumor puede haberse propagado. En la mayoría de los casos, el cirujano puede reconstruir su intestino al unir los dos extremos restantes.

Generalmente, los pacientes toleran la colectomía segmentaria bastante bien, y la función intestinal vuelve a la normalidad en pocos meses.

Los cirujanos del IQL en Barcelona han sido líderes en la incorporación de técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas en las operaciones de cáncer de colon. Dos técnicas, en particular, pueden ayudar a minimizar el daño a los órganos y tejidos cercanos, reducir el riesgo de infección y la pérdida de sangre, y mejorar el tiempo de recuperación:

  • La laparoscopia. Este procedimiento utiliza una óptica que se inserta a través de una pequeña apertura el cirujano hará en su pared abdominal mediante incisiones de pequeño tamaño, que permitirá operar con instrumentos especiales.
  • El sistema quirúrgico da Vinci, un instrumento quirúrgico robótico que puede disminuir el dolor después de la cirugía y el tiempo de recuperación. Es preciso individualizar cada caso para ver si está indicado o no su uso. Al igual que la laparoscopia la cirugía se realiza mediante incisiones de pequeño tamaño en la pared abdominal.
  • Si usted tiene cáncer avanzado de colon que se ha extendido a otros órganos, la cirugía para extirpar el tumor puede no ser el mejor enfoque.Le explicaremos los beneficios y riesgos de todas sus opciones de tratamiento.

El Dr. Antonio de Lacy, director del IQL es una autoridad mundial en el tratamiento del cáncer de colon, desde la plataforma de formación online AIS Channel que fundó también en Barcelona realizó en septiembre de 2017 una intervención mediante la técnica TaTME que fue seguida en directo por más de 15.000 cirujanos de todo el mundo.

La forma más eficaz para tratar el cáncer rectal suele ser una combinación de tratamientos, incluyendo la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. Nuestros expertos en cáncer de trabajan juntos para personalizar un plan de atención que se adapte a sus necesidades únicas.

La cirugía no es siempre el mejor tratamiento para el cáncer de recto avanzado que se ha extendido a otros órganos. La mayoría de los pacientes en esta situación no necesitan cirugía inmediata para extirpar el tumor rectal primario, siempre que no esté causando problemas intestinales.

La quimioterapia en realidad puede ser una mejor opción en circunstancias especiales, como por ejemplo si el cáncer se ha propagado a sitios distantes dentro de su cuerpo. Pasar directamente a la quimioterapia tiene dos ventajas potenciales, pudiendo evitar el riesgo de complicaciones quirúrgicas y comenzando el tratamiento del cáncer a través de todo su cuerpo sin demora.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento más común para muchas etapas de cáncer rectal. Dependiendo de su tumor, podemos utilizar otros tratamientos, como la radiación y la quimioterapia preoperatoria.

Radioterapia

La radioterapia se utiliza principalmente para reducir su tumor antes de la cirugía y para evitar que el tumor vuelva a crecer después de la cirugía.

Quimioterapia

La quimioterapia se puede utilizar en combinación con radiación antes de la cirugía para reducir el tumor o después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa que haya quedado.

Cirugía del cáncer de recto

La cirugía sola a menudo puede ser el único tratamiento necesario para tumores pequeños que no se han propagado a través de la pared intestinal. En algunos casos, el tumor se puede eliminar sin la necesidad de retirar todo el recto. Otros pacientes requieren la eliminación de la mayor parte o la totalidad del recto. Los cánceres que se han propagado a través de la pared o de los ganglios linfáticos cercanos por lo general requieren quimioterapia y radioterapia además de la cirugía.

La cirugía para el cáncer rectal tiene algunos retos. Por ejemplo, la pelvis es una estructura muy estrecha, haciendo que la zona sea difícil de operar. Esta región también contiene los nervios que controlan la función sexual y la vejiga, así como la función intestinal. Su cirujano tomará todas las precauciones para proteger esos nervios.

Debido a que es más difícil de operar a nivel de la pelvis, la quimioterapia y la radioterapia se puede usar para reducir el tumor antes de la cirugía rectal, especialmente en el caso de los tumores más grandes. Este enfoque se denomina terapia neoadyuvante. La terapia neoadyuvante es nuestra recomendación estándar si el tumor está localmente avanzado o se trata de un tumor situado cerca del ano.

Desde el punto de vista quirúrgico, desde el IQL Barcelona le ofrecemos:

  •  Técnicas mínimamente invasivas como la laparoscopia y la cirugía robótica
  • Técnicas de preservación de nervios, que se centran en la protección de su función sexual y urinaria
  • Reconstrucción coloanal, un procedimiento en el cual el cirujano extirpa el recto y el colon se conecta directamente al ano.
  • Reservorio colónico, en la que el cirujano crea una bolsa de colon interno llamado reservorio en J. Esto genera un depósito para el almacenamiento de residuos y permite mejorar la función intestinal si se ha realizado una cirugía para extirpar el recto.
  • Microcirugía endoscópica transanal (TEM), un procedimiento que consiste en extraer el cáncer de recto en sus primeras etapas usando un endoscopio que se inserta en el ano. Normalmente se tarda menos tiempo que la cirugía abdominal estándar y es ideal para los pacientes de edad avanzada con condiciones médicas que hacen que las operaciones mayores sean más difíciles, o para aquellos que no quieren someterse a una operación estándar. Minimiza las complicaciones relacionadas con el tratamiento, reduce el tiempo de recuperación, y preserva a los nervios cercanos asociados con el control urinario y la función sexual. Lo más importante, los pacientes de TEM no requieren una colostomía. También pueden ir a casa poco después del procedimiento.
  • Cirugía combinada 2 campos, mediante abordaje abdominal y transanal (Cecil aproach). Esta técnica permite resecar tumores de recto que se encuentren muy cerca del ano sin la necesidad de realizar una colostomía (bolsa en la pared abdominal para hacer las deposiciones). El Dr. Lacy y su equipo son pioneros en esta técnica a nivel internacional, teniendo una gran experiencia de la misma con buenos resultados tanto a nivel oncológicos como a nivel funcional (secuelas relacionadas con la continencia, la conservación de los nervios…etc).

 

Quimioterapia y Radioterapia

La quimioterapia puede administrarse como tratamiento adicional después de la cirugía o en lugar de la cirugía si las células cancerosas se han diseminado al hígado, ganglios linfáticos u otras partes del cuerpo. También puede ser personalizado dependiendo de la genética de su tumor.

La radioterapia no se usa rutinariamente en el cáncer de colon. Sin embargo, en situaciones en las que existe preocupación porque el tumor vuelva a crecer en la ubicación original después de la cirugía, la radioterapia puede considerarse.

Seguimiento

Una de nuestras prioridades es continuar el contacto con usted una vez que haya realizado su tratamiento. Queremos estar seguros de que se está recuperando bien y de que tiene un buen manejo de los efectos secundarios de su tratamiento. También tenemos que ver si hay signos de que el cáncer ha regresado (llamado recidiva).

El IQL de Barcelona

El equipo del Instituto Quirúrgico Lacy ha convertido la ciudad de Barcelona en una de las referencias mundiales para el tratamiento del cáncer de colon por sus técnicas quirúrgicas avanzadas y nuestro objetivo es seguir avanzando en el diagnóstico y tratamiento de esta patología logrando la mejor recuperación posible para los pacientes.

El Dr. Antonio de Lacy junto a sus cirujanos y un equipo de anestesistas y personal de enfermería altamente cualificado han logrado auténticos hitos mundiales en el tratamiento quirúrgico de esta patología. Baste decir que en el año 2017 el Dr. de Lacy junto a su equipo llevan realizadas más de 400 intervenciones con la técnica TaTME de cirugía del cáncer de colon, la más avanzada actualmente y realizada por primera vez en Barcelona por el Dr. de Lacy. Esta cifra es mayor que la de todos los cirujanos de Estados Unidos juntos que han hecho un TaTME hasta la fecha.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies